La victoria de Macron escuece a los partidarios del Brexit

Londres – Los euroescépticos británicos más duros compararon la victoria del europeísta Emmanuel Macron en las presidenciales con el sometimiento de Francia ante los nazis, y pronosticaron que perjudicará a Londres en las negociaciones del Brexit.

«Los franceses se rindieron en 1940. Esta vez les ahorraron a los alemanes la gasolina y las balas», escribió en Twitter la campaña Leave.EU, que tiene vínculos con el partido antieuropeo UKIP (Partido para la Independencia del Reino Unido), ilustrando el mensaje con una portada británica de 1940 con el titular «Francia se rinde».

El exlíder de ese partido Nigel Farage habló de la victoria de «un engaño». «Macron será la marioneta de (Jean-Claude) Juncker», el presidente de la Comisión Europea, advirtió Farage.

El diario conservador Daily Telegraph, que abogó por la salida de la UE en el referéndum de junio de 2016, habló, en su portada impresa al día siguiente de las elecciones francesas, de «nube» sobre el Brexit.

El mismo tono usó otro diario pro-Brexit, el Daily Mail, que titulaba en su página web que el nuevo presidente «amenaza con una posición dura» en las negociaciones de divorcio Londres-Bruselas.

El triunfo del político centrista disipa las posibilidades de que Francia abandone también la UE y lleva hasta el Elíseo a un europeísta convencido, que salió a pronunciar su primer discurso tras la victoria al son de la ‘Oda a la alegría’ de Beethoven, el himno europeo, un detalle que no pasó inadvertido.

Y sin embargo, un consejero de Macron, Jean Pisani-Ferry, dijo a la BBC al día siguiente de los comicios que «nadie tiene interés en un Brexit duro».  «Tenemos un interés común en preservar la prosperidad», explicó.

La primera ministra Theresa May habló con Macron la misma noche de su victoria y, según su portavoz, le dijo lo que quería: «Una alianza fuerte con una UE segura y próspera una vez que la hayamos abandonado».

La victoria de Le Pen habría sido peor

Los analistas británicos destacaron que Europa se fortalecerá con Macron en el Elíseo, algo que no tiene porque ser necesariamente malo para Londres.

«Macron se ha comprometido públicamente a no permitir que el Reino Unido dicte los términos al bloque comercial», recordó el analista Joseph Downing, de la London School of Economics. «Esto presenta importantes desafíos a Theresa May», que tendrá que afrontar «una Francia resurgente con Macron al frente», añadió.

Al mismo tiempo, estimó Downing, una victoria de la rival electoral de Macron, la ultraderechista Marine Le Pen, «habría estremecido a Europa y habría creado un contexto altamente incierto para las negociaciones del Brexit».

En la misma línea se pronunció Jonathan Portes, profesor de economía en el King’s College, experto en el Brexit. «Su triunfo significa que es más probable que la UE afronte el Brexit más fuerte, unida y cohesionada. Esto tiene aspectos positivos y negativos para el Reino Unido», dijo Portes a la AFP.

«Es negativo porque significa que la posición negociadora británica, que ya era relativamente débil, será más débil todavía», argumentó Portes. Al mismo tiempo, «si la UE fuera débil y estuviera dividida, le habría sido más difícil llegar a posiciones comunes» y eso habría complicado las negociaciones.

El diputado conservador Crispin Blunt, presidente de la Comisión de Exteriores del anterior Parlamento británico, insistió en que la victoria de Le Pen habría sido mala. «No queremos negociar con una UE en crisis existencial».

Por Alfons Luna