Von der Leyen presenta una Comisión Europea ‘verde’, con Vestager reforzada

Bruselas – El clima y la política digital se confirman como las prioridades de la próxima Comisión Europea, liderada por Ursula von der Leyen, quien presentó a su nuevo equipo de comisarios, con una responsable de la Competencia, Margrethe Vestager, reforzada.

«Mi Comisión será una Comisión geopolítica comprometida con las políticas sostenibles», aseguró Von der Leyen, para quien su ejecutivo deberá «tomar medidas audaces contra el cambio climático», construir su «asociación» con Estados Unidos y definir su relación con China.

Vestager, bestia negra de las empresas de Silicon Valley y apodada por el presidente estadounidense, Donald Trump, como la «señora de los impuestos» de la Unión Europea (UE), sale reforzada al continuar cinco años más al frente de Competencia, algo inusual en el bloque.

La también futura vicepresidenta ejecutiva para adaptar la UE a la «era digital» dijo estar «feliz» por su renovación y aseguró que seguirá «vigilante» ante las acciones de las empresas tecnológicas estadounidenses durante los próximos cinco años.

Von der Leyen, designada presidenta en julio a propuesta de los mandatarios de la UE en virtud de una alianza entre su Partido Popular Europeo (PPE, derecha), los socialdemócratas y los liberales, otorgó una vicepresidencia ejecutiva de peso a cada familia.

El trío lo completan el socialdemócrata holandés Frans Timmermans como vicepresidente ejecutivo para el Pacto Verde Europeo y el letón del PPE Valdis Dombrovskis para la política económica del bloque. Ambos son miembros de la actual Comisión de Jean-Claude Juncker, así como Vestager.

«Timmermans tiene la cartera que será crucial para las próximas décadas. Timmermans es más importante que Vestager», aseguró Éric Maurice, de la Fundación Schuman, para quien «la opinión pública es más sensible al clima que a la política digital».

La futura presidenta reiteró su voluntad de convertir Europa en el «primer continente climáticamente neutro del mundo». En julio, en un contexto de auge de los ecologistas en las elecciones y protestas de estudiantes, prometió un Pacto Verde en los primeros 100 días de mandato.

«Nuestro estilo de vida»

Además de la lucha contra el cambio climático, la futura Comisión deberá enfrentar la tensión comercial mundial, especialmente entre China y el Estados Unidos de Donald Trump, aunque su primer reto será el Brexit, previsto el 31 de octubre, la víspera de su asunción de funciones.

«El Brexit, en caso de que ocurra, no es el final de algo, sino el principio de nuestra futura relación», aseguró la primera mujer designada al frente de la Comisión Europea, quien espera una futura «buena relación» con Reino Unido, «como en el pasado».

Para negociar un eventual acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido, Von der Leyen nombró al irlandés Phil Hogan comisario de Comercio. El actual responsable de Agricultura liderará también el resto de negociaciones comerciales, como la relativa a los países del Mercosur.

La futura Comisión Europea de 14 hombres y 13 mujeres, un equipo de 27 miembros de los que sólo ocho repiten, deberá ahora pasar el trámite de la Eurocámara, que se pronunciará sobre el futuro ejecutivo el próximo 22 de octubre.

Entre los nuevos rostros, el ex primer ministro italiano Paolo Gentiloni será el comisario encargado de estudiar los presupuestos de los países del bloque, mientras que el griego Margaritis Schinas coordinará los esfuerzos para desbloquear la reforma de la política de asilo.

La vicepresidencia de Schinas, denominada «Protección de nuestro estilo de vida europeo», generó revuelo en Bruselas, con acusaciones de «utilizar la retórica de la extrema derecha», en palabras de Stefan Simanowitz, de la ONG Amnistía Internacional.

«Presunción de inocencia»

Entre el 30 de septiembre y el 8 de octubre, los nuevos comisarios deberán someterse a una audiencia ante sus respectivas comisiones parlamentarias, un trámite que en ocasiones ha costado el puesto a candidatos.

Las dificultades ante la Eurocámara podrían ir en esta ocasión para Francia, Polonia y Rumanía. La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) investiga a la ex eurodiputada francesa Sylvie Goulard, que fue propuesta para la cartera de Mercado Interior, por la contratación por parte de su partido de asistentes de manera ficticia, un caso que investiga también la justicia gala.

Preguntada sobre Goulard, a quien la policía judicial francesa interrogó en el marco de ese caso, Von der Leyen defendió la independencia de la OLAF e insistió sobre la «presunción de inocencia».

La OLAF también estudia el caso del candidato de Polonia, Janusz Wojciechowski, quien debería asumir la cartera de Agricultura, por «presuntas irregularidades en el reembolso de los gastos de viaje» durante su etapa como eurodiputado.

Respecto a la rumana Rovana Plumb, la aspirante a comisaria de Transportes está acusada de haber redactado una decisión gubernamental en beneficio de una compañía próxima del exhombre fuerte de la izquierda de su país.

Por Toni Cerdà