Los temas prioritarios de la presidencia austriaca de la UE

Bruselas – La gestión de los migrantes, objeto de un frágil y ambiguo acuerdo en la cumbre del 29 de junio en Bruselas, será el tema prioritario de la presidencia semestral austriaca de la Unión Europea que se inició el 1 de julio.

Austria ha elegido para su tercera presidencia la divisa «Una Europa que protege», sumándose así a las preocupaciones de la mayoría de los Estados miembros.

Además de este tema candente, puesto ya en lo alto de la lista de Viena, el gobierno del joven canciller Sebastian Kurz tendrá también que avanzar en las negociaciones sobre el próximo presupuesto de la UE, un espinoso tema que ha heredado. Austria también se ha fijado como objetivo dar pasos hacia una ampliación de la Unión a los países de los Balcanes occidentales.

Lograr resultados se antoja difícil, debido al inicio de la campaña para las elecciones europeas de mayo de 2019  y a las negociaciones empantanadas con el Reino Unido sobre su salida de la UE, prevista para marzo de 2019.

– Migración

La crisis política planteada por el desafío de los migrantes es el tema número uno que Viena tendrá que afrontar con los demás 27 países de la UE. El acuerdo del 29 de junio es ambiguo en cuanto a su aplicación, sobre todo la implementación de «plataformas de desembarque» de migrantes fuera de la UE.

El gobierno del canciller Kurz, aliado al partido de extrema derecha FPÖ, defiende una línea dura y aboga por una política migratoria europea más restrictiva, mediante el fortalecimiento de las fronteras exteriores de la UE.

La web de la presidencia austriaca anuncia claramente el tono -«la seguridad» ante todo-, pues precisa que se trata del «combate contra la inmigración ilegal reforzando las fronteras exteriores».

Pero tendrá que afrontar el rompecabezas que supone la reforma del Reglamento de Dublín, que confía a los países de primera entrada en la UE la responsabilidad de las demandas de asilo.

Es poco probable que Austria consiga resolver este rompecabezas, pues apoya a los países del llamado grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia), que rechazaron la propuesta de Bruselas de repartirse en épocas de crisis a los solicitantes de asilo.

Mapa de los países que integran la Unión Europea. Gráfico: Jonathan Storey / AFP

– Presupuesto de la UE

El otro gran desafío de la presidencia austriaca es avanzar en las negociaciones sobre el presupuesto a largo plazo de la UE para 2021-2027.

Las negociaciones sobre el presupuesto plurianual de la UE son complicadas por los recortes propuestos por la Comisión Europea en las partidas dedicadas a la Política Agrícola Común (PAC) y a las regiones. Los grandes beneficiarios de la PAC, Francia y España, denuncian pérdidas de ingresos para los agricultores y piden que se mantenga el presupuesto en su nivel actual.

Este presupuesto será innovador. Por primera vez, permitirá financiar capacidades militares e infraestructuras utilizables por los ejércitos, y otorgará medios financieros a la Europa de la Defensa.

– Ampliación de la UE

Austria, debido a su posición central en Europa y a su historia, aboga por una mayor integración de sus vecinos de los Balcanes occidentales en la Unión, una de las prioridades de su presidencia de la UE.

«Esta región forma parte de Europa en términos de política económica y de seguridad, y ha demostrado ser un socio fiable en la crisis migratoria», explica la presidencia austríaca.

El martes pasado la UE decidió abrir negociaciones de adhesión con Albania y la Antigua República Yugoslava de Macedonia en junio de 2019, con la condición de que prosigan sus reformas.

El gobierno austriaco espera acompañar a estos países en su acercamiento a la Unión Europea, así como Serbia y Montenegro, países menos avanzados en sus negociaciones con la UE.

Por Celine Le Prioux