Los principales compromisos climáticos de los países en el Acuerdo de París

Naciones Unidas – Estos son los compromisos actuales de los principales países emisores de gases de efecto invernadero, presentados formalmente a la ONU tras la firma del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático en 2015. Se espera que las actualicen en 2020.

Cada Estado sigue siendo libre de fijar sus propios objetivos y año de base, lo que dificulta las comparaciones. Aunque se alcanzaran todos estos objetivos declarados, no bastaría para contener el calentamiento global «muy por debajo de los 2 °C en comparación con los niveles preindustriales», tal como se estipulaba en el acuerdo de 2015, sino que estos compromisos conducirían a un calentamiento de alrededor de 3 °C, según Naciones Unidas.

China 

China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero desde mediados de la década de 2000 (el doble que Estados Unidos), se ha comprometido a reducir sus emisiones para 2030. Debería lograrlo, dicen los expertos en clima, que señalan que se cumplirán muchos otros objetivos en materia de energía renovable.

Pekín también se ha fijado el objetivo de que el 20% de su consumo de energía provenga de energía no fósil, un objetivo más difícil.

Estados Unidos 

Los compromisos estadounidenses se remontan a la presidencia de Barack Obama: reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del 26% al 28% en 2025, en comparación con 2005.

Pero en 2017, Donald Trump anunció su intención de abandonar el Acuerdo de París (que entrará en vigor en 2020) e inmediatamente comenzó a recortar los pilares del plan climático de su predecesor, en particular las centrales eléctricas de carbón y las normas de emisión de vehículos.

Unión Europea 

La UE se ha comprometido a una reducción del 40% para 2030, en comparación con 1990. El objetivo se superará, según la Comisión Europea, cuya nueva presidenta, Ursula von der Leyen, quiere llegar al 50% o incluso al 55%.

Asimismo, desea que los Estados miembros adopten el año próximo el objetivo de neutralidad de carbono para 2050. Sólo quedan cuatro países por convencer: Polonia, Hungría, República Checa y Estonia.

India

India, que se convirtió en el cuarto mayor emisor del mundo a principios de la década, por delante de Rusia, se ha comprometido a reducir la intensidad de las emisiones de su economía entre un 33% y un 35% para 2030, en comparación con 2005: esto significa que cada dólar del Producto Interior Bruto generará un tercio menos de gases de efecto invernadero.

El país, que invierte mucho en energía solar pero sigue dependiendo en gran medida del carbón, va por buen camino para conseguirlo, además de otro compromiso: fijar en el 40% la energía procedente de fuentes no fósiles para 2030. Según el Climate Action Tracker, podría hacerlo en la década de 2020.

Países que adoptaron el objetivo de la neutralidad de carbono

Dos pequeños países, Bután y Surinam, ya tienen una huella de carbono cero y, de hecho, son negativos.

Otros cuatro países han consagrado el objetivo de la neutralidad de carbono en su legislación nacional: Noruega (2030), Suecia (2045), Reino Unido y Francia para 2050 (la votación final en el Senado francés está prevista a finales de septiembre).

Catorce naciones, así como la Unión Europea, se encuentran en diversas etapas legislativas: Chile, Nueva Zelanda, siete países europeos, Fiyi, las Islas Marshall, Uruguay, Costa Rica e Islandia, según la Unidad de Inteligencia Energética y Climática.

La adopción de este objetivo no significa que estos países estén en vías de alcanzarlo, como lo demuestra el ejemplo francés, donde el Consejo Superior del Clima, dictaminó en junio que las medidas adoptadas seguían siendo «insuficientes».