Las empresas implantadas en Reino Unido ante el desafío del Brexit

Londres – La decisión de la multinacional angloholandesa Unilever de abandonar su sede en Londres revela las dudas de las grandes empresas implantadas en Reino Unido ante la inminente salida del país de la Unión Europea.

Estos son las posiciones anunciadas hasta ahora por algunas de ellas.

Las grandes multinacionales

Pocas multinacionales han anunciado decisiones desfavorables para la economía británica.

La excepción es Unilever, la multinacional angloholandesa de productos de consumo y alimentación, que anunció el traslado de su sede central desde Londres hasta Róterdam, una decisión simbólica pero un revés para el gobierno de Londres.

Oficialmente el traslado no tiene nada que ver con el Brexit («no depende de la política de hoy», dijo el director ejecutivo de Unilever, Paul Polman), aunque el gobierno intentó evitarla.

En lo que afecta al empleo, este cambio es ante todo simbólico, porque se mantendrán sus 7.300 empleos en el Reino Unido y Unilever continuará invirtiendo en el país.

Otro gigante de los productos de consumo, el fabricante de bebidas alcohólicas Diageo, anunció a principios de 2017 que desplazará un centenar de puestos de trabajo fuera del Reino Unido, en parte por el Brexit.

El calendario del Brexit. Gráficos: Gillian Handyside, Laurence Saubadu, Sabrina Blanchard, Sophie Ramis

El sector financiero

Los grandes actores del sector financiero presentes en Gran Bretaña han sido más críticos desde el referéndum de junio de 2016 sobre la salida de la UE, que les haría perder el llamado «pasaporte financiero» europeo, que les permite trabajar fácilmente en todos los países del bloque.

Algunos grandes bancos, como City, ya han advertido que se verán obligados a sacar del país algunas actividades y los puestos de trabajo correspondientes, aunque intentan no caer en el alarmismo.

El banco central de Inglaterra estima que unos 10.000 empleos podrían ser deslocalizados tras el Brexit.

La salida de la Unión Europea ha alentado a otros grandes centros financieros, como París, Fráncfort, Amsterdam, Dublín o Luxemburgo, a intentar atraer a las compañías que se van.

El banco HSBC ya tiene planes para trasladar mil puestos de trabajo a la capital francesa.

Algunos establecimientos financieros, como los estadounidenses Morgan Stanley y Citigroup, o los japoneses Sumitomo Mitsui Financial Group, Daiwa Securities y Nomura, entre otros, ya eligieron Fráncfort.

Por su parte JPMorgan Chase y Bank of America se irán a Dublín y Goldman Sachs anunció dos centros en la zona euro (Fráncfort y París).

El sector del automóvil

La salida de la UE preocupa también al sector del automóvil.

El fabricante japonés Nissan se comprometió en octubre de 2016 a seguir invirtiendo en Reino Unido a cambio de garantías confidenciales ofrecidas por el gobierno.

Sin embargo el embajador de Reino Unido en Japón dijo en febrero tras reunirse con May que si quedarse en el país no fuera rentable las compañías no dudarían en irse.

En el mismo sentido, el presidente del grupo PSA, Carlos Tavares, dio a entender que hay dudas sobre el futuro de una planta británica que fabrica coches de la marca Vauxhall.

El transporte aéreo

Algunas compañías aéreas también se están preparando para el Brexit. Es el caso de la británica EasyJet, que el año pasado obtuvo un certificado de transporte aéreo en Austria que le permitirá seguir volando en Europa sin dificultades tras la salida.