Las cifras que explican las migraciones en la Unión Europea

Bruselas – La cuestión de las migraciones es uno de los temas clave de la campaña para las elecciones europeas, tras haber alimentado numerosas controversias durante toda la legislatura que llega a su fin.

Del número de extranjeros en los 28 países de la Unión Europea (UE) a la evolución de las demandas de asilo, estas son las cifras fundamentales para aclarar la cuestión.

Extranjeros

De los más de 510 millones de habitantes de la UE, alrededor del 7,5% no tenían la nacionalidad de su país de residencia a 1 de enero de 2017, según datos de la oficina europea de estadísticas, Eurostat.

De entre ellos, 21,6 millones de personas (4,2%) eran nacionales de un país tercero, es decir, no perteneciente a la UE. Y 16,9 millones tenían nacionalidad de otro país de la Unión.

Alemania era el país que acogía a más personas con otra nacionalidad (9,2 millones), por delante de Reino Unido (6,1), Italia (5) y Francia (4,6).

En relación a su población, Luxemburgo era el país con más extranjeros (48%). Y Polonia y Rumanía, los que menos (0,6%).

Permisos de residencia

Los países de la UE pueden conceder permisos de residencia a nacionales de terceros países por motivos de empleo, educación o en el marco de solicitudes de asilo.

Según Eurostat, en 2017 se emitieron 3,1 millones de permisos de residencia nuevos. Polonia fue el país que más concedió (683.000), seguida de Alemania (535.000), Reino Unido (517.000) y Francia (250.000).

Ese mismo año, los ucranianos siguieron siendo la primera nacionalidad extracomunitaria que recibió más permisos de residencia (662.000), por delante de sirios (223.000) y chinos (193.000).

Crisis migratoria

La UE recibió en 2015 un flujo sin precedentes de migrantes que llegaron a través del mar Mediterráneo, la mayoría de ellos huyendo de la guerra y la inseguridad.

Según la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), llegó más de un millón de personas, 850.000 de ellas a través de Grecia, procedentes sobre todo de Siria (56%), Afganistán (24%) e Irak (10%).

Pero después, las llegadas a la UE fueron disminuyendo de forma continuada. En 2016 el total de llegadas por mar fue de más de 363.000, a las que se sumaron más de 20.000 por vías terrestres.

Las llegadas totales a la UE por vía marítima y terrestre volvieron a caer en 2017 (187.000) y 2018 (144.000), año en el que España se convirtió en la principal puerta de entrada a Europa (con 65.000 llegadas).

Entre enero y mediados de abril de 2019, la OIM registró la llegada de unas 18.000 personas a la UE.

Solicitudes de asilo

Los países de la UE registraron 580.800 nuevas solicitudes de asilo en 2018, menos de la mitad del pico histórico de 2015 (1,26 millones). Los sirios (80.900) siguieron siendo los más numerosos de quienes solicitaron el asilo por primera vez, según Eurostat.

Afganos (41.000) e iraquíes (39.600) aparecen respectivamente en segunda y tercera posiciones, por delante de paquistaníes, iraníes, nigerianos y turcos.

Tras el récord de 2015, el número de solicitantes de asilo se mantuvo estable en 2016 (1,2 millones) y comenzó a reducirse sensiblemente a partir de 2017.

Concesión de asilo

No todas las solicitudes de asilo reciben una respuesta positiva.

En 2018, los países de la UE concedieron protección a alrededor de 333.000 solicitantes, según Eurostat, un 40% menos que en 2017, cuando las respuestas afirmativas ya habían caído un 25% respecto al año anterior.

Los principales beneficiarios de asilo en 2018 siguieron siendo los sirios (29% del total), seguidos de afganos (16%) e iraquíes (7%). Los países que concedieron más estatutos protectores, incluido el de ‘refugiado’, fueron Alemania (139.600), Italia (47.900) y Francia (41.400).

Las «tasas de reconocimiento», es decir, las respuestas positivas a las solicitudes de asilo, varían mucho según la nacionalidad.

Una gran mayoría de solicitantes sirios (88%) y eritreos (83%) obtuvieron un estatuto protector en primera instancia en 2018; más que los afganos (46%) y los iraquíes (42%), y mucho más que, por ejemplo, malienses (27%), senegaleses (20%) y albaneses (5%).

Por Cédric Simon