La frágil coalición gubernamental en Holanda

 

Pero los expertos ya advierten de que esta coalición puede ser inestable. El D66 gobernará con el VVD, el partido liberal de Rutte, vencedor de las elecciones en marzo, junto con dos partidos cristianos: el pragmático CDA y la más conservadora Unión Cristiana (CU).

Fundado en la década de 1960, el D66 está a favor del aborto, defiende los derechos de la comunidad LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) y aboga por una ampliación del derecho a la eutanasia para que todos -no sólo la gente en fase terminal- puedan decidir poner fin a su vida. Unas ideas políticas situadas en las antípodas de las de la CU, que se opone al aborto, al matrimonio homosexual y a la eutanasia.

La coalición formada por esos cuatro partidos tendrá solamente la mitad más uno de los escaños del Parlamento, 76 de 150. Si Rutte se mantiene en su cargo, la composición de su tercer gobierno no se presentará antes del 23 de octubre, según la televisión pública NOS.