Holanda esboza la acometida populista en las elecciones europeas

La Haya – La esperada acometida de los populistas en las elecciones europeas puede empezar a esbozarse el 23 de mayo en Holanda, donde encabeza los sondeos un partido euroescéptico, antimigración y ajeno al cambio climático.

Los electores holandeses serán los primeros, con los británicos, en acudir a las urnas para designar a sus representantes en el Parlamento Europeo, que se celebra en todos los rincones de la UE del 23 al 26 de mayo.

El hombre de moda del momento en Holanda se llama Thierry Baudet, que dice ser «proeuropeo pero anti-UE». Su formación política, Foro para la Democracia (FvD), está a punto de convertirse en el gran vencedor de la elección en Holanda.

El FvD, que solo tiene dos años de existencia, es escéptico ante el calentamiento climático y milita por un referéndum sobre un «Nexit», una salida de Holanda de la UE. Su líder, Baudet, es partidario de una «Europa boreal», idea defendida por Jean-Marie Le Pen, y que aboga por cerrar el Viejo continente a las poblaciones exteriores.

Baudet, de 36 años, de origen franco-indonesio, adepto de discursos líricos repletos de referencias clásicas, espera obtener un amplio triunfo, aunque los sondeos lo ubican en estrecha pelea con los liberales (VVD), del primer ministro Mark Rutte.

El FvD entró con fuerzas en marzo en el Senado holandés –destronando de paso al VVD como el mayor partido– conmocionando el paisaje político del país.

Primer indicio

Tras ese éxito el FvD puede confirmar en las elecciones europeas donde según los sondeos podría obtener entre 3 y 5 escaños de los 26 que le corresponden a Holanda.

Los partidos proeuropeos, como los liberales, los demócratas y los ecologistas, deben obtener buenos resultados y más o menos conservar sus escaños.

Pero el esperado éxito del FvD –contrario al euro y a una política común europea de inmigración– es una indicación de lo que podría ocurrir en todo el continente, según los analistas. «Lo que pasa en Holanda pasa también en otras partes de Europa» dice Claes de Vreese, profesor de comunicación política en la Universidad de Ámsterdam, aludiendo a éxitos de los populistas en Italia, España o el este de Europa.

Baudet, conocido por sus controvertidas declaraciones, es en Holanda el hombre político más famoso, y ha superado a Geert Wilders, el diputado de extrema derecha antiislam, de cabellera platina, que ha perdido peso electoral.

«Claridad populista»

En Holanda, como en el resto de Europa, los electores, «perdidos» entre los meandros del rol de la UE, necesitan claridad, según los analistas. «Europa ha sido durante mucho tiempo una historia muy técnica, y mucha gente no la comprende. Los populistas simplifican las cosas» dice Amy Verdun, profesora de política europea de la Universidad de Leiden (centro). «Con sus declaraciones simples y claras, hacen que la UE sea comprensible para el ciudadano», asegura.

Además, el tema del clima genera nuevas divisiones electorales, relegando a segundo plano el tradicional espectro entre derecha e izquierda. «La gente se ha vuelto más extremista. Algunos electores quieren dar mucha más importancia al clima», pero otros «dicen claramente que ‘el Estado no tiene por qué entrometerse, y si quiero cocinar con gas debo seguir haciéndolo'», explica la profesora.

Todo ello alimenta las tesis de los populistas. Pero mientras no hagan un frente común en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, no confirmarán sus éxitos nacionales a nivel europeo, advierte Amy Verdun. «El problema de los populistas es que nunca están de acuerdo. En las últimas europeas, ya ganaron mucho pero no consiguieron unirse» explica. «Si no consiguen capitalizar sus resultados, jamás los populistas llegarán demasiado lejos», agrega la profesora.

Por Charlotte Van Ouwerkerk