Frenar el cambio climático podría reducir el 30% de inversiones petroleras y gasíferas

París – Alrededor del 30% de las inversiones programadas de aquí a 2025 por las grandes compañías petroleras y gasísticas dejarían de ser rentables si la comunidad internacional logra limitar el calentamiento climático a 2º C, advirtieron varios expertos a finales de junio.

En total, serían unos 2,3 billones de dólares en proyectos que ya no serían necesarios por costosos y no muy rentables, indica el informe publicado por la ONG Carbon Tracker.

El informe revisa las inversiones hasta 2025 de las 68 compañías petroleras y gasísticas más importantes en el mundo, así como los de la compañía saudí Saudi Aramco, que prevé sacar pronto a bolsa el 5% de su capital.

La compañía estadounidense ExxonMobil es la más expuesta, puesto que entre el 40% y el 50% de sus inversiones destinadas a proyectos ya no son necesarias con la perspectiva de un calentamiento climático limitado a 2º C.

Entre los seis gigantes (ExxonMobil, Shell, Total, Chevron, Eni y BP), la británica BP es la menos expuesta, con un monto estimado de entre el 20% y el 30% de sus inversiones considerados por Carbon Tracker como no necesarias y, por lo tanto, peligrosas para la empresa.

Por ejemplo, según el informe, un tercio de todas las inversiones petroleras previstas en el mundo, entre ellas la totalidad de las inversiones en yacimientos de esquisto y el ‘offshore’ profundo, deberían ser abandonadas, así como las dos terceras partes de los proyectos gasísticos en América del Norte.

Carbon Tracker, que se asoció con PRI (Principles for Responsible Investment), una red de inversores reunidos por Naciones Unidas, quiere que su informe sirva a los inversores para evaluar y revisar su estrategia.

«Hasta ahora, los inversores en compañías petroleras y gasísticas no sabían nada en materia de su exposición al riesgo climático», indicó Nathan Fabian, director investigación de PRI.

Pese a la falta de transparencia, los inversores  ya han comenzado a presionar. A finales de mayo, los accionistas de ExxonMobil pidieron en asamblea general que el grupo evaluara el impacto financiero de la transición energética.

Y, por primera vez, ese gigante estadounidense se asoció a finales de junio a un proyecto contra el calentamiento climático. Con otros grupos internacionales (Total, PepsiCo, General Motors, Unilever, etc), defiende la aplicación en Estados Unidos de una tasa carbono de 40 dólares la tonelada de CO2, que sería redistribuida a los contribuyentes.