España sale del procedimiento de déficit excesivo de la UE

Luxemburgo – La Unión Europea (UE) cerró el procedimiento de infracción abierto a España hace un decenio por su elevado nivel de déficit, el último que quedaba de los 24 iniciados en el momento álgido de la crisis de la deuda.

«El Consejo ha clausurado hoy el procedimiento de déficit excesivo aplicado a España con lo que confirma que el país ha reducido su déficit hasta un nivel inferior al 3% del PIB», anunció la institución en un comunicado el 14 de junio.

Los ministros de Finanzas de la UE siguen así la recomendación de la Comisión Europea de cerrar el procedimiento, al estimar que, en 2019, el déficit español se situaría por segundo año consecutivo por debajo de ese umbral, en el 2,3%.

«Es una muy buena noticia que finalmente, diez años después, después de tanto esfuerzo por parte de la población española, nuestro país salga del procedimiento», celebró poco antes de la decisión la ministra de Economía española, Nadia Calviño.

Para Calviño, que participó en Luxemburgo en una reunión con sus pares europeos, la decisión permite a España «encarar el futuro en un marco, el más positivo desde el punto de vista de la estabilidad fiscal».

La economía española, que lleva creciendo desde 2014, sigue reabsorbiendo su déficit, que llegó a superar el 10% en el momento culminante de la crisis de 2008-2013, agravada entonces por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Sin embargo, la reducción del déficit no fue fácil. Aunque el plazo inicial concedido a Madrid era de corregirlo para 2012, éste se amplió en cuatro ocasiones.

Y en 2016, España evitó una multa de hasta el 0,2% del PIB por desviarse de la senda del déficit marcada por la UE, al comprometerse a presentar un plan de «acción» efectiva para corregir el desvío.

La salida de España pone fin a los procedimientos abiertos a raíz del ‘crash’ financiero mundial de 2008. Durante la crisis económica, hasta 24 de los entonces 27 países de la UE se encontraban sumidos en este brazo correctivo.

La cuarta economía de la zona euro continuará, no obstante, en el brazo preventivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), por lo que tendrá que seguir realizando «ajustes estructurales», apuntó la ministra española.

La Comisión Europea recomendó a España un ajuste anual del 0,65% del PIB para 2019 y 2020, así como «acelerar» la reducción de la ratio de deuda pública, que, según Bruselas, pasará del 97,1% del PIB en 2018 al 96,3% este año.