El sistema político británico

Londres – El Reino Unido es una democracia parlamentaria: los representantes, elegidos por el pueblo, actúan en el interés de éstos. Pero también es una monarquía constitucional, aunque la reina Isabel II tiene poderes limitados y es políticamente imparcial.

El Parlamento se divide en dos cámaras: la de los Comunes y la de los Lores. Ambas legislan, controlan el desempeño del Gobierno y debaten sobre temas corrientes. Este sistema bicameral permite un control mutuo.

La campaña de las legislativas comienza cuando el primer ministro oficializa en el palacio de Buckingham la renuncia de su Gobierno ante la reina.

Lo que antes era una norma constitucional pasó a ser un mero acto de cortesía desde la creación, en 2011, de elecciones parlamentarias con fecha fija.

El partido político que obtiene en elecciones generales mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes, es decir, 326 escaños, forma el nuevo Gobierno y su líder se convierte en el primer ministro.

Si ningún candidato obtiene una ventaja clara, uno de los dos principales partidos –los Conservadores o los Laboristas- debe crear alianzas para poder gobernar.