El DUP norirlandés, una piedra en el zapato de Theresa May

Londres – El Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte es un aliado clave pero molesto para la primera ministra Theresa May porque se niega a apoyar el acuerdo del Brexit tal y como fue negociado en la Unión Europea.

Este partido pro-Brexit y ultraconservador rechaza que Irlanda del Norte sea tratada de manera diferente del resto de Reino Unido, temiendo que a largo plazo signifique una separación de la provincia británica o, todavía peor a ojos del DUP, una reunificación de Irlanda.

Por eso los diputados del partido unionista se oponen totalmente al llamado «backstop», un mecanismo previsto en el acuerdo de retirada de la UE que mantendría el Reino Unido en la unión aduanera con la UE, y con el cual Irlanda del Norte estará más alineada con las normas del bloque.

Este mecanismo busca evitar la reintroducción de una frontera física entre Irlanda, un país de la UE, y la provincia británica, así como preservar el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998.

En enero, el DUP rompió el pacto con los conservadores y votó contra el acuerdo de retirada. Exige que el «backstop» sea retirado del acuerdo o bien limitado en el tiempo o bien que Reino Unido tenga la posibilidad de retirase unilateralmente de ese dispositivo.

La frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda. Gráfico: Jean-Michel Cornu / AFP

 

El DUP es la única formación norirlandesa en Westminster. Los diputados del Sinn Féin, partidarios de una Irlanda unida, se niegan a estar en el Parlamento porque lo consideran una institución ilegítima.

Por eso los diez diputados del DUP son un apoyo indispensable para que May pueda tener la mayoría absoluta que su partido conservador perdió en las legislativas de 2017.

May consiguió el apoyo del DUP a cambio de un presupuesto suplementario de mil millones de libras (1.100 millones de euros) en dos años para Irlanda del Norte. El acuerdo fue criticado incluso por los tories, preocupados por las posiciones radicales del DUP.

Ultraconservador

El DUP, creado en 1971 en pleno conflicto norirlandés por el pastor fundaentalista Ian Paisley, se opone al aborto, prohibido en Irlanda del Norte excepto en el caso de peligro de muerte para la madre, y al matrimonio homosexual, autorizado en el resto de Reino Unido e Irlanda.

Varios miembros del DUP, adeptos del creacionismo, también dijeron ser favorables a la pena de muerte y pusieron en duda el cambio climático.

Este partido, el primer en Irlanda del Norte, está dirigido por Arlene Foster, conocida por su carácter y cuyo padre, un policía, recibió una bala en la cabeza durante el conflicto con Irlanda del Norte, objetivo de los paramilitares del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

El DUP perdió terreno en las elecciones regionales de 2017 a favor del Sinn Féin. Incluso si tienen objetivos totalmente opuestos, los dos partidos están obligados a entenderse para formar un gobierno de coalición tras los acuerdos de paz de 1998.

Los acuerdos del Viernes Santo pusieron fin a treinta años de conflicto entre católicos nacionalistas y protestantes unionistas que dejó más de 3.000 muertos. El DUP se opuso entonces a esos acuerdos, ampliamente aprobados en un referéndum, pero desde entonces el partido protestante moderó sus posiciones anticatólicas.

Pero los desacuerdos siguen siendo numerosos: el DUP hace campaña a favor del Brexit –lo que no impidió que Irlanda del Norte lo rechazara por un 56% en el referéndum de junio de 2016– mientras que el Sinn Féin está en contra.

El gobierno de coalición se rompió en enero de 2017, con acusaciones a Arlene Foster sobre su gestión de un programa de subvenciones a las energías renovables. Desde entonces, los dos partidos no lograron ponerse de acuerdo para formar una nueva coalición, de manera que Londres asume de momento la gestión de la provincia.