Altos cargos de la UE: cuatro políticos y un banquero

Bruselas – Los dirigentes europeos se pusieron de acuerdo sobre quiénes ocuparán los puestos de poder de la Unión Europea en los próximos años. Esos cargos son los siguientes:

Presidencia de la Comisión

Dirige la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE que detenta casi todo el monopolio de la iniciativa legislativa, se encarga de la aplicación de las reglas europeas y vela también por el respeto de los tratados.

El titular del Ejecutivo comunitario tiene a su mando un colegio compuesto de 27 comisarios, uno por Estado miembro, salvo el del presidente. Este colegio cubre los campos de competencia de la UE, de los Asuntos Económicos a la Justicia pasando por la Competencia, la Agricultura, la Energía o la Economía Digital.

Su mandato dura cinco años y puede renovarse una vez. El actual titular es el luxemburgués Jean-Claude Juncker y la propuesta para sucederle es la ministra conservadora alemana Ursula von der Leyen.

Presidencia del Consejo

Dirige el Consejo Europeo, cenáculo de los jefes de Estado y de gobierno de la UE y encargado de definir las orientaciones políticas del club comunitario.

El puesto de presidente permanente existe desde 2009 y tiene una tarea principal: llegar a consensos entre los todavía 28 dirigentes europeos, mientras no se consuma el Brexit.

Como director de orquesta de las cumbres, que normalmente se celebran en Bruselas, coordina y preside el trabajo de los dirigentes. Además, representa a la UE en el exterior junto al presidente de la Comisión.

Su mandato es de dos años y medio y puede ser renovado una vez. Desde 2014, el presidente es el polaco Donald Tusk y su sucesor será el ex primer ministro liberal belga Charles Michel.

Diplomacia europea

El puesto de Alto Representante de la Unión para los Asuntos Exteriores y Política de Seguridad fue creado hace diez años. Su papel consiste en coordinar la política exterior y de defensa de la UE, una tarea delicada frente a los Estados, especialmente los más grandes, recelosos de ceder prerrogativas.

El jefe de la diplomacia europea, uno de los miembros de la Comisión, preside las reuniones de ministros de Asuntos Exteriores y asiste a las cumbres de jefes de Estado y de gobierno.

El cargo tiene una vigencia de cinco años. La actual titular es la italiana Federica Mogherini y su sucesor designado es el ministro socialista español Josep Borrell.

Presidencia de la Eurocámara

El Parlamento, elegido directamente por los ciudadanos desde 1979, ganó poder progresivamente, sobre todo gracias al Tratado de Lisboa de 2009.

El procedimiento conocido como «codecisón» pone en pie de igualdad a la Eurocámara con el Consejo de la UE en más de 40 ámbitos, como Agricultura, Energía, Inmigración, Justicia, Salud, Política Interior y Fondos Estructurales.

Los eurodiputados aprueban, entre otros, el presupuesto anual o la celebración de acuerdos internacionales durante los plenos celebrados mensualmente en su sede en Estrasburgo (Francia) y en ocasiones en el hemiciclo de Bruselas.

El anterior presidente de la Eurocámara era el italiano Antonio Tajani y el 3 de julio le relevó su compatriota David Sassoli. El mandato, renovable, es de dos años y medio.

Presidencia del BCE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) ejerce un mandato único de 8 años, durante los que el considerado «hombre fuerte del euro» elabora y aplica la política monetaria que afecta a más de 340 millones de ciudadanos.

Bajo su mando, tiene a un comité ejecutivo de seis miembros de la institución monetaria y a un consejo de gobierno integrado por los gobernadores de los bancos centrales de los 19 países de la zona euro.

Fuera de su sede en Fráncfort (Alemania), el presidente rinde cuentas cada tres meses ante la Eurocámara y sus discursos son analizados con atención por los mercados, para los que una simple palabra puede tener serias consecuencias.

Esto sucedió, por ejemplo, en julio de 2012 en Londres, cuando el actual presidente del BCE, el italiano Mario Draghi, salvó el euro con un simple «cueste lo que cueste», que pasó a la historia. Le sucederá en el cargo Christine Lagarde, exministra conservadora francesa y hasta ahora directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI).